La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

BARIK

Actualmente en el mundo coexisten tres generaciones de billetaje, a veces incluso en la misma ciudad: el papel, el magnético y la tarjeta sin contacto. Esta última, que forma parte de las nominadas "inteligentes", supone una poderosa opción de futuro en materia de ticketing, sobre todo desde que a mediados de los años 90 tomara un fuerte impulso su desarrollo.

La Tarjeta Inteligente se ha colado en distintas facetas de nuestra vida: Telefonía, tarjetas de fidelización etc. El transporte no podía ser una excepción. Su flexibilidad abre un marco de oportunidad para multitud de aplicaciones que pueden encontrar amparo en esta nueva tecnología.

Pero…¿qué es la tarjeta sin contacto?

Es una tarjeta de apariencia similar a las de crédito que lleva insertado un chip. Este chip puede ser muy sencillo, un chip de memoria que tiene sólo capacidad de almacenamiento (caso de Hong-Kong) o puede llevar un microprocesador capaz de almacenar, procesar la información almacenada y realizar operaciones y cálculos sofisticados.

Las Tarjetas Inteligentes abarcan una gama muy variada: Desechables, recargables, simples, complejas... Pueden ser con contacto (circuito eléctrico) y sin contacto (radiofrecuencia).

  *La tarjeta con contacto exige, para ser leída y operar con ella, estar situada en el interior de un aparato lector.

*La tarjeta sin contacto se utiliza para operaciones que requieren una mayor velocidad en las transmisiones (entre 150-350 milisegundos).

Para su funcionamiento se acerca la tarjeta al lector, a una distancia de 8 a 10 centímetros, para que éste la alimente eléctricamente. Al contactar, la tarjeta se vuelve activa y entra en comunicación con el lector.

En los últimos tiempos se han desarrollado las tarjetas que conjugan ambas modalidades en el mismo soporte -con contacto y sin él- lo que permite su utilización para sectores que tienen necesidades distintas.

La tarjeta sin contacto, es un proyecto que está siendo abordado por Entidades de Transporte de todo el mundo, como soporte sustitutivo del billetaje existente.

En los últimos tiempos empiezan a vislumbrarse los primeros frutos: La tecnología ha evolucionado y se ha alcanzado un standard ISO que permite avanzar en su implantación.

Las ventajas más significativas que aporta esta nueva tecnología de cara al transporte son las siguientes:

  . Permite integrar a distintos operadores, contratos, modos y aplicaciones en un mismo soporte físico. Es decir, se podrá tener una tarjeta en la que tienen cabida distintos títulos de viaje, de distintos operadores.

. Posibilita la interoperabilidad y la utilización de un standard único para todos los medios de transporte, facilitando la homogeneización de los distintos modos de sistemas de billetaje y validación de los diferentes actores del transporte en Bizkaia.

. La tarjeta sin contacto ofrece una oportunidad única de desarrollar un entorno multimodal y multioperador, a través de la tarificación.

. Proporciona una oferta más cómoda y flexible al público puesto que permite conocer con mayor precisión el flujo de transporte en tiempo real y, por tanto, analizar mejor las necesidades y las prácticas individuales de los usuarios, lo que ha de contribuir al diseño de estrategias de marketing, encaminadas a establecer políticas tarifarias más acordes con la demanda real.

. Aporta mayor accesibilidad y comodidad, ya que su utilización permite, por ejemplo, el que se puede pasar sin sacar la cartera.

. Reduce los tiempos de transacción (de 3 segundos a 300 milisegundos).

. Reduce los costes de mantenimiento.
 
Difusión de la tecnología sin contacto

La pujanza de la nueva tecnología se refleja en el interés que ha despertado en distintas Asociaciones Internacionales de Transporte en las que el Consorcio de Transportes de Bizkaia participa activamente: CLUB (Contactless Users Board), EMTA (Asociación Europea de Autoridades del Transporte), UITP (Unión Internacional del Transporte Público), ALAMYS (Asociación Latinoamericana de Metros y Subterráneos), etc..

Es un sentir unánime que la tarjeta sin contacto es la tecnología del futuro. Los primeros proyectos que vieron la luz fueron los del Este de Asia que, actualmente, se hallan a la cabeza en cuanto a difusión. Por ejemplo, en Corea hay ahora 18 millones de tarjetas en circulación y en Hong-Kong 7,5 millones.

En el resto del mundo, también existen proyectos significativos: Lisboa alcanzará próximamente las 500.000 tarjetas, Roma tiene 350.000 tarjetas, Helsinki 200.000, Washington 225.000 y Moscú 1.200.000.

Los anteriores son sólo algunos ejemplos ya que no es patrimonio exclusivo de grandes ciudadades.

Son ya muchas las ciudades que ya cuentan con desarrollos de Tarjeta Inteligente o las que lo están desarrollando. Resulta un hecho inequívoco que ningún proyecto supone una réplica mimética de otro. Cada ciudad lo adopta adecuándolo a su idiosincrasia y condicionantes.


Proyecto del Consorcio de Transportes de Bizkaia. BARIK.

Bizkaia parte de una situación en la que cada institución competente en materia de transporte tiene su propio sistema tarifario, de ticketing; su propia oferta. Este es el motivo por el que, desde hace tiempo, estamos dando pasos en la necesaria labor de coordinación.

Un soporte como la Tarjeta Inteligente puede contribuir en gran medida y se perfila como un revulsivo para la tan ansiada coordinación y reorganización del transporte coadyugando en la accesibilidad y la movilidad.

El Consorcio de Transportes de Bizkaia se revela como la plataforma ideal para lanzar un proyecto de estas características puesto que no puede basarse en los criterios de un solo operador sino que debe estar fundamentado en un estándar para todo el sistema. Por este motivo, y considerando:

  . Que la oferta de transporte de Bizkaia es dispersa y fragmentada.

. Que la Tarjeta Inteligente puede contribuir a conseguir los objetivos en materia de transporte en nuestra área geográfica.

. Que la red de recarga que suponen los cajeros en nuestro Territorio Histórico es inmejorable (2ª densidad de cajeros en el mundo) y las Entidades Financieras buscan compañeros de viaje para el impulso de esta tecnología en la sociedad.
 

Con carácter previo al lanzamiento de un proyecto definitivo de la Tarjeta Inteligente, se entendió eficaz el desarrollo de una prueba piloto, con el fin de servir de laboratorio realizándose en un escenario lo más cercano posible a la realidad.

Durante más de dos años se mantuvieron negociaciones con las Entidades Financieras BBK y BBVA que se ofrecieron a participar en este proyecto, organizaciones con implantación suficiente como para permitir que una prueba piloto se revele eficaz y que una fase experimental sirva de base para la futura expansión.

En paralelo se mantenían conversaciones entre las distintas Instituciones competentes en materia de transporte, Consorcio de Transportes de Bizkaia (Metro Bilbao), Ayuntamiento de Bilbao (Bilbobus) y Diputación Foral de Bizkaia (Bizkaibus), a fin de abarcar una parte significativa de la red de Transporte Público de Bizkaia.

La prueba piloto que se está desarrollando en la red de transporte de Bizkaia con una tarjeta inteligente válida para el transporte (modo de funcionamiento, sin contacto) y de recarga en los cajeros automáticos (modo de funcionamiento, con contacto), siendo los participantes de la misma: Consorcio de Transportes de Bizkaia, Diputación Foral de Bizkaia, Ayuntamiento de Bilbao, BBK y BBVA. A esta tarjeta se le ha bautizado como BARIK.

Lo pionero de esta prueba piloto es no sólo la utilización de una Tarjeta Inteligente de uso sin contacto para el transporte, sino que se van a integrar, en una misma actuación, distintos modos de transporte y dos entornos bancarios con distintas tecnologías (SERMEPA y CECA).

Los aspectos principales del proyecto piloto, son:

  1. Un colectivo de 650 personas, previamente seleccionado y formado con perfiles heterogéneos.

2. Un total de 650 tarjetas de interfaz dual, BARIK, que funciona sin contacto para el transporte y con contacto para la recarga en los cajeros, en las terminales bancarias y en las maquinas expendedoras de los vestíbulos de Metro.

3. Un escenario físico que abarca 4 estaciones de metro (Moyua, Areeta, Barakaldo y Sopelana) y 11 autobuses que dan servicio en dos líneas de Bizkaibus (Mungia-Bilbao por los túneles de Artxanda y Bermeo-Mungia-UPV-Cruces) y 4 autobuses que dan servicio en una linea de Bilbobus (San Adrián-San Ignacio).

4. Cincuenta puntos de recarga entre los cajeros automáticos y oficinas bancarias durante la prueba piloto, además de 4 vestíbulos de Metro de las estaciones seleccionadas.

5. Duración de la prueba: 6 meses